Categories
Noticias

TikTok es un lugar feliz. Desde lindos gatitos a estrellas de la sincronización de labios, el servicio chino de videos cortos es un lugar donde la gente va a entretenerse y a divertirse. A diferencia de Twitter y Facebook, el sitio es absolutamente apolítico. Sin embargo, para los políticos, eso es cada vez más objetable….

TikTok es un lugar feliz. Desde lindos gatitos a estrellas de la sincronización de labios, el servicio chino de videos cortos es un lugar donde la gente va a entretenerse y a divertirse. A diferencia de Twitter y Facebook, el sitio es absolutamente apolítico. Sin embargo, para los políticos, eso es cada vez más objetable.

Esto no es dicotómico.

Lo que hace que TikTok sea tan armonioso es también lo que genera sospechas e insta cada vez con mayor intensidad a que la plataforma de red social sea prohibida en Estados Unidos: los datos que recopila y los algoritmos que la impulsan. La gran cantidad de material que TikTok recopila sobre los usuarios es lo que más horroriza a los reguladores y legisladores. Sin embargo, el proceso secreto mediante el cual se clasifican y muestran los videos requiere esta montaña de información para funcionar. Uno no puede existir sin el otro, y combinados crean un poderoso canal de entretenimiento que es convincente y adictivo.

Algoritmo es solo una palabra elegante para fórmula o receta. Es como una función algebraica, con el resultado final derivado de una combinación de las entradas y la propia ecuación subyacente. En TikTok, esa respuesta son videos cortos que son “emocionantes, espontáneos y genuinos”. La empresa ofrece una promesa sencilla que “garantiza alegrarle el día” con el contenido.

Mientras que los productos estrella de Twitter Inc. y Meta Platforms Inc. se han convertido en lugares donde grupos dispares se encuentran y chocan, TikTok está diseñado para mantener separados los puntos de vista opuestos. Eso es en realidad un rasgo bastante bueno. Twitter se beneficia de ser la “plaza pública de la ciudad”, como la llama su nuevo propietario, Elon Musk, pero no ser un lugar de debate es una razón clave por la cual TikTok la ha superado en uso.

Es poco probable que las personas que van a TikTok a ver videos de gatos y paseos en escoba mágica vean diatribas contra la comunidad LGBTQ o el lobby a favor de las armas. Con Twitter y Facebook, las experiencias alegres a menudo se mezclan con advertencias distópicas. Son rencorosas, desordenadas y, a veces, tóxicas. En Instagram, otra de las propiedades de Meta, los mitos sobre la belleza y la imagen corporal causan daños documentados a las adolescentes. En YouTube, propiedad de Alphabet Inc., se ofrece contenido dañino a las personas en temas que ni siquiera habían buscado.

En Twitter, los primeros puestos de publicaciones populares están llenos de políticos (Barack Obama, Joe Biden), Musk y un tuit gracioso sobre dejar este planeta en un momento particularmente tumultuoso. Por el contrario, la lista de éxitos de TikTok incluye 10 segundos de movimientos de cabeza, un tipo bailando un tema de Nelly Furtado, y Khaby Lame pelando un plátano.

Esta alegre dieta no es del todo orgánica.

TikTok atenúa deliberadamente las publicaciones políticas, especialmente en lo que respecta a China. Uno de los casos más famosos incluye la prohibición del 2019 a una adolescente estadounidense después de que criticara el trato de Pekín a los musulmanes uigures. La empresa dijo en ese momento que la cuenta en cuestión no fue moderada por contenido relacionado con China, sino por una supuesta asociación con una cuenta separada que en un momento presentaba una imagen de Osama Bin Laden. Sin embargo, un ejecutivo sénior admitió más tarde que las publicaciones relacionadas con la “situación uigur” habían sido censuradas. Una búsqueda en TikTok sobre “genocidio uigur” ahora muestra múltiples videos, con la negación del genocidio ocupando los tres primeros lugares.

Sin embargo, permitir contenido confidencial no equivale a promocionarlo. Solo porque un activista sube un video sobre un tema de derechos humanos no garantiza que nadie lo vea. El feed para ti de TikTok es el medio más poderoso por el cual los usuarios descubren contenido, y es el corazón y el alma de la calidad adictiva de la plataforma. Solo hay que abrir la aplicación y los videos siguen fluyendo. A quién sigues, qué contenido obtiene un “me gusta”, cuánto tiempo miras e innumerables datos más se recopilan a lo largo del camino.

Mediante algoritmos de aprendizaje automático y una infinidad de datos, TikTok puede predecir exactamente qué podría mantener a cualquier persona pegada a sus pantallas. Puede mostrar videos de baile con el último éxito de Taylor Swift sabiendo que la audiencia se quedará viéndolo, y puede (y lo hace) dejar en la sombra contenido político quitándolo del feed para ti.

Esta combinación de información y algoritmos ha hecho que líderes políticos de EE.UU. pidan que TikTok sea expulsado del país. Brendan Carr, uno de los cinco comisionados de la Comisión Federal de Comunicaciones, se encuentra entre los últimos. Las preocupaciones sobre los datos estadounidenses que llegan a China y el riesgo de que una entidad estatal use TikTok para influir de manera encubierta en EE.UU. lo llevaron a concluir que no hay “otro camino a seguir que no sea una prohibición”, dijo a Axios la semana pasada.

TikTok minimiza esas preocupaciones. En junio, anunció que todo el tráfico de EE.UU. ahora se envía a través de servidores administrados por Oracle Corp., con la que tiene una sociedad para almacenar y asegurar los datos de los usuarios en el país. Los servidores en EE.UU. y Singapur también se utilizan para almacenar la copia de seguridad. Con el tiempo, espera eliminar toda la información que almacena y que Oracle la aloje, dijo.

Y aunque su empresa matriz, ByteDance Ltd., tiene su sede en Pekín, TikTok tiene sedes en el extranjero, incluido California y Singapur, donde reside el director ejecutivo, Shou Zi Chew. ByteDance opera un servicio similar de videos cortos en China llamado Douyin, así como el agregador de noticias Toutiao, pero dice que estos se operan por separado de TikTok. También ha negado en reiteradas ocasiones las acusaciones de que puede, o que compartiría, datos de EE.UU. con las autoridades de Pekín.

Sin embargo, numerosos informes de los medios han descubierto evidencia de que los ingenieros y gerentes en China pueden acceder a la plataforma y sus datos, mientras que la información recopilada sobre los usuarios de EE.UU. incluye detalles de ubicación. Tampoco es que otros servicios de redes sociales sean inocentes. El conjunto de productos de Twitter y Meta también recopila grandes expedientes sobre personas, que se han utilizado para vender anuncios y manipular elecciones.

Sin embargo, lo que irrita a los líderes políticos estadounidenses es el misterio que hay detrás del manejo de los datos y el contenido, junto con el conocimiento de que las autoridades en China ejercen una estricta censura en el país. Luego de haber sido afectados por la interferencia de Rusia en las elecciones, y conscientes de la creciente rivalidad con Pekín, hay razones para creer que el servicio de redes sociales chino podría convertirse en una herramienta poderosa para usar contra EE.UU.

TikTok se fortaleció al ofrecer un flujo mágico de contenido feliz, divertido y agradable. Pero esa magia es ahora lo que más temen los estadounidenses.

Fuente: Gestion.pe

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Categorías