Categories
Noticias

Ethereum, la segunda red de criptomonedas más grande del planeta después de Bitcoin, incorpora una serie de cambios significativos que podrían tener un profundo impacto en el ecosistema cripto….

Un hecho que podría ser histórico a nivel del mundo cripto.  Entre el 13 y 15 de septiembre ocurrirá “The Merge”, el comienzo de una serie de reformas aplicadas a Ethereum, la segunda red de criptoactivos más grande del planeta, con el fin de mejorar su funcionalidad y eficiencia. 

“‘The Merge’ es uno de los pasos que la red Ethereum tendrá que incorporar para cambiar su mecanismo de consenso, de Proof of Work (PoW) hacia Proof of Stake (PoS). Esta medida no afectará a los usuarios que ya tienen la criptomoneda nativa de la red, Ether (ETH), pues es un cambio que se aplicará a nivel de blockchain. De ser exitosos estos cambios, Ethereum podría mejorar su performance en diversos aspectos”, indicó Carlos Eduardo Bernos, Country Manager de Buda.com en Perú.

Blockchain en sí es una base de datos descentralizada con ciertas características especiales, donde los datos están alojados de una forma particular, en espacios llamados “bloques”, los cuales en conjunto conforman una cadena, de ahí su nombre “cadena de bloques” o blockchain en inglés. Los mecanismos de consenso se refieren a la manera de decidir el siguiente bloque que conforma la cadena. Dado que estos bloques son propuestos por los partícipes de la red, es posible que existan diversos candidatos a ser el siguiente bloque; y un mecanismo de consenso determina el siguiente con la conformidad del resto de partícipes.

Desde su nacimiento, y previo a “The Merge”, Ethereum ha utilizado Proof of Work como mecanismo de consenso. Esta también es la forma en la cual opera Bitcoin desde su creación. Bajo este esquema, se utiliza poder computacional para resolver un complejo problema matemático otorgado por la red, y quien lo resuelve tiene el derecho a completar la cadena con el siguiente bloque.

Con la nueva actualización de Ethereum (The Merge), el mecanismo utilizado pasará a ser Proof of Stake o prueba de participación. Con este, ya no existe dicho acertijo, y más bien, se escoge de manera consensuada el siguiente bloque en función al compromiso que el partícipe tiene hacia la red. Dicho compromiso se demuestra manteniendo, al menos, 32 ETH en la red. Así, los participantes pasan de ser “mineros” a validadores. Mientras mayor sea la cantidad de Ether que los validadores mantienen, mayor es la probabilidad de que el partícipe tenga el derecho a completar la cadena de bloques.

El debate entre PoW y PoS no es algo nuevo, sino un tema recurrente de discusión dentro de la industria cripto. Proof of Stake es un mecanismo de consenso que requiere menor consumo energético que su contraparte, aunque sacrificando el gran nivel de descentralización que puede ser alcanzado con Proof of Work. Esto, debido a que el incentivo económico va directamente a quien más Ether mantiene en la red.

Desde su creación, Ethereum había contemplado en su hoja de ruta el incorporar esta migración de PoW hacia PoS. La migración representa un hecho histórico para la industria cripto, no solo por el desafío de realizar cambios en una blockchain activa y en estado operativo, sino porque una vez completada la migración se sabrá cuál es el verdadero potencial de Ethereum y el prometedor ecosistema que ha construido a su alrededor.

Fuente: MundoEmpresarial

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.