Problemas de salud mental en el trabajo

La revista Medicina y Seguridad del Trabajo publicó hace pocos años un artículo que vale la pena rescatar y analizar. Como siempre decimos, las nuevas tendencias en el mercado laboral están cambiando, y una de ellas es el énfasis que ponen ya muchas compañías en garantizar el bienestar integral de sus trabajadores.

Según dicha publicación, numerosos estudios han demostrado que hay una relación significativa entre condiciones de trabajo y la salud mental de los empleados. Destaca la relación entre las altas demandas laborales y determinados problemas de salud mental como ansiedad, depresión…

Afecciones que a su vez tienen un efecto muy negativo sobre la calidad de vida y la capacidad funcional en el trabajo. Como consecuencia, es fundamental diseñar trabajos saludables y programas de reducción de estrés para los empleados.

En este post resumiremos los principales caminos a seguir tanto para la detección como para la prevención de este tipo de problemas, basándonos en el artículo antes mencionado.

Factores que intervienen en la aparición de problemas de salud mental

Las afecciones psicológicas no son una cuestión de sensibilidad, o de la capacidad que tenga el individuo de gestionar la presión. Aunque los factores personales influyen en la aparición de los problemas de salud mental, la cultura organizacional y sociocultural son elementos indiscutiblemente fundamentales en la aparición de estas enfermedades.

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales define las condiciones de trabajo como: “cualquier característica del mismo que pueda tener una influencia significativa en la generación de riesgos para la seguridad y salud del trabajador”.  

Signos de alarma

En el estudio se definen algunos comportamientos que pueden resultar significativos en cuanto al padecimiento de enfermedades psicosociales derivadas del trabajo. Así, el absentismo, la desmotivación, el bajo rendimiento, la desobediencia o el incumplimiento de tareas constituyen un primer grupo de indicadores. Además también debe observarse la relación del presunto enfermo con los demás: conflictos interpersonales, irritabilidad, conductas agresivas y falta de colaboración. Se aconseja que al detectar uno o varios de los signos de alarma, el responsable se ponga en contacto con los servicios sanitarios de la empresa para que se pueda intervenir a tiempo.

doctor-563428_1280

Soluciones preventivas

Más vale prevenir que curar, en todos los sentidos. Como ya llevamos tiempo diciendo, la base para que una empresa sea íntegramente saludable es empezar a construir salud desde abajo, desde la prevención. Una evaluación de riesgos a tiempo podría evitar el gran esfuerzo humano y económico que implica curar a un trabajador de una enfermedad tan seria como la depresión.

Los profesionales de la salud en la compañía –médico de empresa, psicólogo, responsable de Recursos Humanos- serán los que deberán hacer un diagnóstico preventivo acertado, basado en las siguientes premisas:

– Evaluación regular de factores psicosociales de riesgo.

– Identificación y orientación precoz de personas y grupos de riesgo.

– Diagnóstico y tratamiento de personas con trastornos mentales leves-moderados.

– Actividades preventivas y de promoción de la salud mental en el ámbito socio-laboral, como se considera necesario para la detección precoz de la depresión mayor, el suicidio y el consumo de alcohol y otras drogas.

Para hacer factible este modelo orientado a la prevención y la promoción de la salud se requiere el desarrollo de mecanismos eficaces de coordinación interdisciplinar en una red de apoyo socio-sanitario profesional centrada en la comunicación con el paciente.

 

Fuente: Gaceta de la Protección Laboral

adm@ehsq
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+
¡Muy bueno! Compártelo...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *