Derribando los mitos en torno a la norma ISO 9001

¿Mitos de la ISO 9001? A pesar de ser quizá, el estándar internacional más conocido en todo el mundo, goza de bastante desconocimiento, lo que ha creado algunos mitos:

  • Puros documentos: Se tiene la creencia de que para tener un sistema de gestión de calidad hay que tener una división llena de documentos y más documentos. Este mito en sí lo han creado las empresas mismas a partir de versiones anteriores de la norma, pues era necesario documentar lo que se hacía y hacerlo con base en lo escrito. Desde la versión del año 2000 y aún más en esta versión 2015, la empresa elige qué se debe documentar, teniendo como finalidad que lo que se documente contribuya a tener un SGC eficiente.
  • Hay un encargado de calidad detrás de todo el mundo: Este mito esta creado porque en un principio, las empresas destinaron la calidad a sólo un área o departamento de la empresa. Esta área tenía la obligación de estar detrás de toda la empresa mostrando qué es lo que debe de hacer para cumplir los requisitos. La cosa ahora ha venido cambiando, aunque hay empresas donde la situación es la misma. La calidad es un tema de toda la empresa, y un sistema de gestión de calidad sólo será eficiente cuando sea un compromiso de todos los niveles en la organización.
  • Un sistema de gestión de calidad logra hacer todo perfecto: ¿Acaso es una empresa perfecta por tener un sistema de gestión de calidad? Esta creencia es más común en los clientes o consumidores. Un sistema de gestión de calidad es tan bueno como sea se haya implementado y mantenido. Hay organizaciones con sistemas de gestión de calidad que en vez de aportar lo hace todo más difícil. Además, si esto fuera así, ¿dónde queda la mejora continua? Un SGC debe mejorar continuamente.
  • Implementar, certificarse y mantener un SGC es costoso: No es cierto. Es verdad que hay costos adicionales en la implementación y certificación del SGC, pero el balance es positivo si se compara con los ahorros derivados de tener un sistema eficiente.
  • El SGC es solo para grandes empresas: La misma norma desmiente este mito en su versión 2015 sección 1. Cualquier organización de distinto tamaño en cualquier sector puede implementar un sistema de gestión. Aunque bien soy de pensar que hay un momento en que el entorno y crecimiento de la organización empieza a pedir un SGC, este es un proyecto que se puede hacer en cualquier período de vida de la empresa.
  • La norma dice un poco de cosas que hay que cumplir: Es común pensar que la norma nos dice lo que hay que hacer y no es tan así. La norma lo que hace es dar un conjunto de directrices que se deben abordar, la forma como se haga depende de la empresa. En otras palabras, somos nosotros los que nos encargamos del “cómo”.

Llegados a este punto, ¿Te has sentido identificado con estos mitos? Yo en su momento si tuve creencias erróneas en este aspecto. ¿Qué otros mitos has identificado?

adm@ehsq
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

¡Muy bueno! Compártelo...